¡Hola, bienvenida!

Nos alegra que visites nuestra página. Hemos orado por tu visita.

El Señor me llamó desde muy joven para servirle. He asistido a la iglesia y colaborado en muchos ministerios a lo largo de mi vida. He memorizado muchos versículos de la Biblia y pasado al frente muchas veces también pero no hace mucho empecé a experimentar una verdadera relación con Jesús.

Fue hasta un par de sitauciones dificiles en mi vida que me di cuenta que necesitaba más de lo que estaba recibiendo, que estaba incompleta. Reconocí que en verdad no hay nada que valga la pena fuera de Dios y empecé a buscarlo de todo corazón, en espíritu y en verdad, y lo encontré.

Consciente de que esto no me pasa solo a mí, busqué ayuda y consejo. Le pedí al Señor que me sacara de la rutina de mi vida y me diera la Plenitud de gozo que hay en Su presencia. Mujeres de Dios, mi familia y mi esposo me apoyaron y logré llegar a un lugar muy especial, pude escuchar ese silbo apacible en donde la presencia de Dios habita. Me sentí segura, contenta y satisfecha. A pesar de los muchos retos que buscar una vida plena requiere, no estoy sola, no me siento sola, Él está conmigo.

Comprendo que Dios me ha llamado a vivir una vida plena y que la Plenitud está en Él. Empecé a recorrer ese camino a la Plenitud y he redescubierto talentos, sueños y deseos que Dios me dio para Su gloria y bendición de otros. El camino a la plenitud es un camino de arduo trabajo que recorro día a día, algunos con mucho éxito, otros no tanto. Pero sé que el que empezó la buena obra en mí la perfeccionará.

De esa experiencia personal nace el deseo de animar a otras mujeres que necesitan la satisfacción y la vida que sólo puede hallarse en Jesús. Algunas ya están en el camino para encontrarla y otras no saben dónde empezar. Algunas están en un tiempo de desánimo y otras avanzan con gran entusiasmo. Todas tenemos la misma necesidad de sentirnos plenas y para todas en Señor tiene algo maravilloso.

Junto conmigo, el Señor levantó un grupo de hermosas mujeres que le aman y han experimentado la plenitud de Su Presencia para hacer realidad esta revista virtual que hoy visitas. Cada una de nosotras tiene el deseo de compartir contigo lo que Dios nos ha enseñado y mostrado porque creemos que será de beneficio para tu crecimiento. 

Permítenos acompañarte en este caminar con el Señor. Suscribete y síguenos en las redes sociales que usas. 

Caminando hacia Él,